Como preparar pasta fresca

Por: Burruezo Congelados

Preparar pasta fresca es un reto al alcance de casi todos, apenas tengas un poco de interés y consigas una máquina para trabajar y cortar la pasta, seguro te animas a repetir esta gratificante hazaña. Y si tienes la suerte de pertenecer a la cultura del rodillo, ni siquiera requieres de máquina, trabajando la masa y cortándola con cuchillo, puedes hacer platos muy graciosos.

La preparación de la pasta fresca tan solo pide una harina adecuada, unos huevos frescos y un poco de imaginación. La incorporación de otros ingredientes a la masa le aporta color y aroma.  Y es tan sencillo como ajustar la cantidad de harina hasta conseguir una textura modelable.

Ingredientes para hacer pasta: Harina de fuerza y huevos.

Ingredientes para hacer pasta: Harina de fuerza y huevos.

La mezcla de ingredientes no requiere aditivos, su amasado es manual y el resultado final es muy, muy gratificante. Degustar una pasta fresca es delicioso sea cual sea su guarnición.

Las proporción base de harina y huevo es a razón de 100 g por cada unidad de huevo (de 65 g aprox) y un pellizco de sal. Las harinas se recomiendan de fuerza, como las utilizadas para la fabricación del pan.

La clave para hacer pasta casera es darle el punto justo a la masa. Si la masa esta pegajosa, hay que añadir harina. Si estuviese quebradiza, se puede añadir un poco de agua. La mezcla requiere un tiempo de amasado de 10 minutos, integrar todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa y de tacto suave. La acción de amasar hace que el gluten se vuelva elástico dando una textura adecuada y haciéndola más fácil de trabajar. Para conseguir una masa elástica y trabajable, requiere proporcional a la mezcla un reposo de al menos 30 minutos. Si os interesa una sencilla argumentación de este proceso físico, os recomendamos este enlace “Por qué es necesario reposar las masas”.

Pasta fresca con albahaca , tinta de calamar, espinacas, ...

Pasta fresca con albahaca , tinta de calamar, espinacas, …

A la mezcla de harina y huevo le podemos incluir numerosos ingredientes, bien especies para aromatizar, bien otros ingredientes sólidos o líquidos para dar sabor y color.

Imaginaros preparar una pasta fresca con albahaca para comerla con un pesto casero. Unos tallarines con tinta de calamar para degustar con unos frutos del mar o unos ravioli de espinacas para rellenarlos con queso feta y pasas. Las combinaciones son extraordinarias, la dificultad media y el trabajo, menor del que te imaginas.

Para trabajar la pasta fresca existen dos tipos de maquinas. Las primeras, las más utilizadas en los hogares, son las máquinas aplanadoras y cortadoras. Las segundas son las máquinas que hacen pasta por extrusión.

Las primeras se componen de un juego de rodillos movidos con una manivela (si la máquina es manual) por los que se hace pasar la masa. Al pasar entre los rodillos, la masa se aplana. La distancia entre rodillos es regulable para poder progresivamente ir reduciendo el grosor de la lámina de pasta y posteriormente cortarla para confeccionar las placas de lasaña o canelones. Normalmente estas máquinas aplanadoras suelen venderse con un accesorio de corte que permite crear tiras de diferentes espesores para preparar tallarines ( tagliatelle, fettucine, linguine, …) o incluso espaguetis.

Máquina aplanadora y cortadora de pasta

Máquina aplanadora y cortadora de pasta

Existen además otros accesorios que se puede acoplar a  la máquina principal. Suelen ser accesorios que permiten hacer pasta rellena, partiendo de dos láminas grandes y con un relleno determinado, hacen las dos capas del ravioli y lo cortan.

El segundo tipo de máquinas para hacer pasta son las de extrusión, mediante la presión que ejerce un cilindro se obliga a salir la pasta por un determinado orificio. El contorno de la boquilla puede ser liso o estriado, dando entonces lugar a pasta con estrías en el exterior. Por este método se consiguen pastas del tipo espaguetis o macarrones de distintos tamaños y grosores. Existen máquinas de hacer pasta por extrusión caseras, tanto eléctricas como manuales y una vez cogido el truco para darle a nuestra masa la consistencia correcta, usarlas es muy fácil.

Si te gusta la pasta no dudes en hacer la inversión. Estas maquinas están fabricadas en acero muy resistente y a poco que las cuidemos, la heredarán vuestros hijos.  Su limpieza es sencilla y en cuanto le cojáis el “truco”, haréis pasta fresca en un momento y con poco esfuerzo.

Para terminar, os recomendamos un post, que por su imagen y contenido es muy recomendable para iniciaros en este mundo.

Anímate a preparar pasta fresca!

 

+ Recetas o Consejos

Rating: 2.0. From 1 vote.
Please wait...
Visita nuestra tienda de congelados online

Pin It on Pinterest